E-pi-fanía

Ai-Weiwei-Tate-millones-porcelana

 

Comer pipas o papas es una epifanía. Un ritual. Abrir el paquete de plástico y comenzar con la primera, en una tarde de playa, paseando por la orilla, casi a punto de oscurecer, o en el sopor del mediodía, cuando acucia el hambre. Elevar el fruto en su cáscara hasta los incisivos, saboreando con la comisura de la boca la adherencia salada, masticar un nimio fruto y tragar. Continuar con el siguiente, y el otro, y otro más, hasta que la lengua se seque. De forma compulsiva, repetir los mismos movimientos de muñeca, antebrazo y codo sin quedar saciado, no poder decir basta a ese instante en que sólo tienes un objetivo: conseguir descascarillar la semilla sin que se astille la corteza en el paladar y sujetar entre las yemas de los dedos dos perfectas coberturas para tapizar el suelo de la primigenia concentración.

Asun Ferri

Imagen: el artista Ai Weiwei tapiza el suelo de la Tate con cien millones de pipas de porcelana.

Anuncios

Jet Lag

stoddartist

En esa hora que nos robaron, la noche que ajustamos el cambio horario, pudimos haber subido un peldaño, en vez de acomodarnos en embozo apático. Pudimos haber recuperado algunos sueños, que creemos inalcanzables al despertarnos. Sesenta minutos para convencernos que el futuro no es de los que dentro de treinta tengan cuarenta años, pues también ellos renegarán de cambiarlo, amodorrados por éste jet lag que viaja de mano en mano.

A. Ferri

*Collage de Luke Robson

La ilusión

firebird de andrey vahrushew

La ilusión es una vela de manufactura china que se enciende y se apaga intermitente, volviéndose a prender, más, a la cuarta vez, ya temes por lo que le pueda pasar al mantel. La ilusión es siempre perdida, la puedes buscar, como al vértigo en una atracción de feria, y ascender por su peldaño trepidante, acercándote a la línea del horizonte; o puedes elegir ser el operario gris que contempla imperturbable, con aire condescendiente, los bobalicones semblantes de los pasajeros que comprueban los anclajes. La ilusión se desvanece en tu mente al repasar desenlaces, manuales que ya has escrito con los antes y después,  coetánea del mecanismo: un proyecto, un cambio, un acontecimiento, un advenimiento, una elección… La ilusión no depende del truco, ni del mago con sombrero, sólo de la expectación, el mejor ilusionista eres tú creando sombras chinescas a contraluz.

Asun Ferri

 

* Imagen: Firebird de Andrey Vahrushew

La felicidad

luna

 

La felicidad se escapa a veces para que la puedas observar, tras la sombra de la casa la luz diurna blanquea el portón de entrada a tu hogar, y recuerdas a la luna encajada en tu ventana cuando ayer esquivabas la mirada acostumbrada al luminoso manto de estrellas. La felicidad asoma en lugares insospechados, dentro del armario al buscar esa blusa que habías planchado días atrás, en el billete olvidado en un bolsillo interior, en la quietud del escaso tráfico en la ciudad el día de fiesta que has de trabajar. La felicidad es un recuerdo vintage, tan efímera y volátil, imposible de alcanzar.

Asun Ferri