Coordenadas frías

 

 

 

Y yo que creía se quedaría conmigo toda la vida
retrasé construir el altar que me pedía
a sabiendas que collar sí que quería
pues era gata calculadora y fría.

Huyó espantada de aquella pira de puro infierno,
da igual ahora si fue colilla o gotas de incauto con
una lata de gasolina la que bruñó el espejo
donde quedaron atrapados los reflejos.

Quise reconquistarla, dejé cuadernos por los rincones,
pero de la nevera vacía sólo brotaban
promesas de leche fría y pan con mantequilla.

Tal vez quería almorzar con diccionarios todos los días
y bajo la excusa de rellenar con ceros un talonario
se sintió una incomprendida.

La veo a veces maullar por el vecindario,
caer como el hielo en la máquina de la pescadería,
rozando el suelo entre la costra de los pies descalzos
que pisan asafalto y en las almendras
levitando en septiembre sobre la cabeza de Eloísa.

Hay tijeras precisas para cortar cachitos de poesía.

A. Ferri

* Pintura “Papilla estelar” de la artista Remedios Varo

Anuncios

Juana

 

Juana tiene nombre de heroína,

rostro de virgen con mejillas de cera,

regueros de lágrimas como pesebres de burocracia,

pupilas candescentes con iris led de lento consumo.

 

Juana es la madre guadiana, que nos abre los ojos

buscando el escondite, nos acoje en su regazo

de corto poncho, para lavar los prejuicios y la hipocresía.

 

Juana es la perseverancia, la rebelde con causa,

el refugio de las alas cortadas, el germen de la esperanza,

la hilandera de besos.

 

Juana prófuga, Juana mediática, Juana sin miedo,

derrama lágrimas pasadas y futuras pues todos los tinteros

escolares abocan en el pantano de su pecho.

A. Ferri

 

 

 

 

 

 

 

Hannibal

clarice

También aúllan corderos en mi lecho,
y despierto con la lana entre mis dientes
empapado en el sudor frío de pesadillas permanentes.
La estulticia disecciono con pericia
chasqueando el paladar sutilmente.
Domado he a mi subconsciente,
me prodigo dando suelta a mis instintos,
elevándolos a supinos retos de inteligencia.
Eres valiente, persiguiendo al más cruel de los entes,
eres bella y clara, arriesgada, devoraría mi mano
antes que hacerte algún daño.
Acuérdate, el bolso de mano ha de hacer juego con
el calzado, ha ser posible de piel, mi Penélope de papel.

A. Ferri

Lagarto en probeta

 

Stars MC Escher

 

Dame una razón, una sola, para coronar con una guirnalda

cualquier estrella fugaz -que sabemos molicie de piedra-.

Dime si tu deseo más profundo está tan abducido como el mío

y en los espejos no puedes leer los secretos escritos al revés.

Sabes que en la meta te llorarán pequeñas lágrimas probeta

y añorarás todas las sonrisas huidizas.

Las fiestas se celebran en el vecindario, puedes oir la música

escapando como el gas de globos telepáticos.

En la botella de licor flota un lagarto, y contemplándolo

al unísono, sabemos que podríamos ser los fósiles

diseccionados por el curioso bisturí de una inteligencia extraterrestre.

 

AFB

 

* “Stars” de M.C. Escher