Transición

otoño

Celebra la transición,
celebra el paso entre dos…
entre dos estaciones,
entre la luna y el sol.

Hagámosle una fiesta al cambio,
lancemos monedas al aire,
apura la copa y,
con un movimiento certero,
estréllala contra el suelo.

No cejes en tu empeño,
sigue buscando el tesoro,
lo hallarás en tu interior,
ayúdate de las señales,
guíate por tu intuición.

Interpreta el mundo a tu manera,
imponte esa obligación,
no sirve cualquier aproximación:
sólo aquella que, verdaderamente,
salga de tu corazón.

A. Ferri

Anuncios

Se admiten cambios y revoluciones

alfombra voladora

Ya llegan los sueños…

Cada suceso tiene su lugar, cada persona su sitio, cada acción su momento, también los sueños. El mundo nos abraza a todos. Los sueños, etéreos, nunca aceptaron la ley de la gravedad, se escapan porque un día los abandonamos, no desean compañeros con los pies en la tierra. De vez en cuando, vuelven a su hogar, se cuelan por las rendijas de casa y se introducen en nuestro embozo. Los sentimos a menudo, al llegar la primavera, ventilando una cama, arreglando un armario, espolsando una alfombra, en la copa de un árbol, en el viento que se agarra a nuestra garganta, ahí están los sueños que nos llaman. Nos avisan en forma de alergias, estornudos o astenia. Acojámoslos, no disfracemos la euforia, la alegría, el cambio; la vida nos reclama para que no la soltemos.

A. Ferri