Revista digital Valencia Escribe, mes de marzo

La revista digital Valencia Escribe, donde colaboro, ya va por el número 11. Cuentos, poemas, relatos, fotografías y dibujos excelentes.

Se puede leer en la plataforma yumpu pulsando en la fotografía.

Para leer:
https://www.yumpu.com/es/document/view/37267896/numero-11-marzo-2015

Para descargar (en formato PDF, 6.66 Mb):
http://www.mediafire.com/view/0lcj22c4c8tgz2n/VE-11_MARZO.pdf

La sombra

El hombre sin sombra, y su sombra

La oscuridad iba paulatinamente transformando los brillantes colores de la habitación en pálidas sombras. Las cortinas amarillas, las fundas frambuesa del sofá adquirían el tono gris habitual que lo envolvían en sus recientes pesadillas. Sus sueños se desarrollaban en blanco y negro, en paisajes estrellados con pinceladas impresionistas y espirales tridimensionales con matices plomizos.

El permanecía sentado rígidamente en una de las sillas del salón, fumaba un cigarrillo tras otro, inhalando el tibio humo hasta la fibra más recóndita de sus recargados pulmones. Hoy quería permanecer toda la noche despierto, un termo con café bien cargado le ayudaría en el empeño.

Había superado duros trances, avatares e infortunios que lo condujeron en la madurez de su recorrido vital hacia un atolladero, en el que se había sumido de forma complaciente, dejándose llevar por sus más mezquinos instintos abocándolo a una existencia enlodada. Si bien, reflexionaba ahora, cuando parecía que enderezaba su devenir hacia una etapa más serena y consciente, esas experiencias le habían ayudado a crecer como persona, pero…, divagaba: ¿acaso no estamos siempre creciendo? Primero a lo alto y luego a lo ancho, después hacia abajo, curvándonos hacia el suelo intentando no darnos de bruces con la ayuda del bastón. Tomó un sorbo de café caliente que le ayudaría a despejarse, ya estaba sumergiéndose en espesas disquisiciones tintadas de doloroso cinismo. Aunque, paradójicamente, necesitaba que así fuera, era entonces cuando ella se aparecía. Lo hacía sigilosamente, era una sombra más oscura que la noche, una mancha informe tan negra, que daba terror mirarla… Esta noche le haría frente, no estaba dispuesto a que se escurriera de nuevo entre sus sueños, accionando los paisajes angustiantes, los mensajes indescifrables, sólo descodificados durante unos segundos de vigilia que se esfuman con los primeros rayos del día despertando las contraídas pupilas.

Después de casi tambalearse, de andar al filo del abismo, estaba consiguiendo retomar la soporífera cotidianidad. Una serie de inevitables acontecimientos vitales habían removido sus asideros, sus puntos de anclaje al mundo, quedándose completamente sólo, con él mismo y con ella… Es cierto que, la respuesta de adaptación a su nuevo escenario fue demasiado lenta y la ruptura de su noviazgo, aunque esperada, fue la excusa para dar rienda suelta a su etapa de depravación. Tal vez ella se había desprendido en alguno de aquellos abruptos momentos, en un instante de desesperación, en una de esas noches de insomnio en que el corazón bombeaba amargura impulsando más latidos de los que su pecho podía soportar y que el llanto no afloraba a sus ojos secos, ni su garganta podía emitir más que un gemido ahogado por el alcohol y las drogas que fueron sus compañeros de infortunio en un viaje destructor.

Venía a visitarlo decidida a cobrarse aquel destierro, la ocultación, la anestesia, la complacencia en sus desgracias; ahora que había recuperado el equilibrio, la adormidera de la razón, el paso firme en la cotidiana estulticia, ahora quería ella, con insistencia, recuperar su lugar, reclamaba acomodo en la balanza. Pues bien, la estaba esperando…

Oyó ruido en la cocina, no sintió miedo; una leve brisa, como un aliento frío, acarició su nuca, era el indicativo de que podía girarse, si no desaparecería de nuevo hasta la próxima noche. Por el rabillo del ojo vio como se movía sigilosamente, la cortina de separación del exiguo pasillo se bamboleó, de entre la boca negra que constituía el pequeño corredor, una figura aún más oscura de zigzagueante contorno, con su misma altura y complexión, sin ojos ni boca, se detuvo amenazadora al tiempo que él dirigía su soslayada mirada hacia ella. Se levantó veloz y la atrapó por sorpresa, echándola al suelo, ella se debatió escurridiza; lanzando todo su peso sobre aquella masa fantasmal consiguió sostenerla por la parte superior donde se intuía algo parecido a unos hombros, hasta que permaneció quieta. Por un instante dudó, el instante en que sollozando, temblando ahora sí de pánico, la oscura figura se retorció, con fuerza, intentando desasirse y fue tal la agitación, que en el interior de la masa transparente volaron miles de puntos de purpurina reflectante, en los que atónito, podía contemplar la representación de su debacle en miniaturas gelatinosas como burbujas: las discusiones mordaces con su novia, los desaires a su madre, los desplantes a su padre, su mortífera autocompasión y su inmersión en los antros más abyectos y recónditos durante la búsqueda de la satisfacción inmediata de su drogadicción, pero también, los momentos más plenos y felices de su infancia, la complicidad con su compañera, y el apoyo de buenos amigos a los que había dejado atrás en la infernal etapa de autodestrucción, aquellos buenos recuerdos que se había negado a sí mismo.

El espectáculo que contenía la sombra era alucinante, sintió un regocijo que hacía mucho no disfrutaba… y casi al punto del llanto, rió, rió como nunca, expandiendo sus pulmones, con una risa franca, amplia y revitalizadora, al tiempo que la sombra, cesando de ejercer oposición a su aprisionamiento, parecía mirarlo reconfortada, dibujándose en el lugar en que debía emplazarse un rostro, un atisbo de esbozo de facciones en las que creyó reconocerse, asumiendo la parte de sí que se negaba a admitir como propia. La sombra se fue desvaneciendo lentamente ante sus ojos asombrados convirtiéndose en infinitos puntos iridiscentes que se dirigían como un haz luminoso hacia el centro de su corazón; fundida ya completamente con su cuerpo, una leve explosión flamígera ocurrió en el punto embaldosado del suelo donde había permanecido atrapada, irradiando una potente luminosidad que invadió las tristes estancias de la casa, refulgiendo en todos los rincones de su solitario hogar.

A. Ferri

 

* Fotografía “El hombre sin sombra, y su sombra” del blog Avatares http://jmpznz.blogspot.com.es/

A ver a Vera y Lucía

A medida de las dos hermanas Vera y Lucía, pero especialmente de Lucía,  la primogénita, que a su corta edad, debe asumir dejar de ser el centro de atención de la casa, querer mucho a su hermanita, y además “la responsabilidad de ser la mayor de las dos”:

A ver a Vera y Lucía

——–

Notas mágicas

Es imprescindible, para la comprensión del lenguaje misterioso contenido en algunas frases de éste cuento, que el lector se familiarice con el idioma tahitiano.

Repetir éstas frases en voz alta:

– Ea haere ai oe

– Nave nave moe

– Nafea faa ipo ipo

Y sobre todo,

– Vahine no te vi

Ya estáis preparados para su lectura.

——-

Lucía es una niña simpatiquísima, con gran sentido del humor, delgadita y muy morenita.

Hace nada nació Vera, su hermanita, con la cara gordita, tersa y sin una arruguita.

Su casa ha sido un ir y venir sin fin: todo el mundo quería ver a las dos hermanitas, ¡por fin juntitas!

Al llegar al portal, la portera los recibía:

– ¿A dónde van?- preguntaba.

– A ver a ver a lucía.

La portera sorprendida, – la sexta puerta –decía-. “Qué raro hablan”, musitaba pensativa.

Otro día, unos amigos subían, la portera que bajaba…

– ¿A dónde van?- preguntaba.

– A ver a ver a lucía.

– La sexta puerta –indicaba-. “Serán de Tahití”, musitaba pensativa.

Sus yayos las visitaron; a ellos la portera los conocía.

– Hola Manola.

– Hola yayos de Lucía y Vera.

– Vamos a ver a ver a lucía.

La portera, que todo lo discutía, les corrigió:

– ¡Oh, por favor!, se entiende mucho mejor: ‘vamos a ver a Lucía y a Vera’, primero la mayor y luego la pequeña.

– ¡Ah!, pero Lucía también es aún pequeña, es mucha responsabilidad para ella.

Lucía, que jugaba en el rellano, oyó hablar a sus yayos. “¡Hum!”, pensó, “la portera tiene, por una vez, la razón”.

– A partir de ahora –les dijo a papá y Carmen- que todos digan: “vamos a ver a Lucía y a Vera”. Sé que soy la mayor, pero como aún soy muy pequeña, digamos que soy la primera.

Y colorín, colorado éste cuento ha terminado.

A. Ferri

SANADOR DE PAREJAS

EL ÚNICO BLOG DEDICADO A LA COMPRENSIÓN DEL FENÓMENO AMOROSO Y A LA REPARACIÓN EFICIENTE DEL VÍNCULO ENTRE LOS GÉNEROS

Martes de cuento

No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee. Fahrenheit 451

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

Espaciocrea : : Escritura Creativa en Valencia

Cursos y talleres presenciales de escritura creativa en Valencia. Recursos para escritores y encuentros del taller literario. Club de novela, poesía y narrativa breve. Comunidad de microrrelatos, haikus y cuentos. Desafíos lunares internacionales en Facebook y en Twitter. Espacio para compartir tus creaciones y relatos en cadena. El otro blog de Aurora Luna

Ideas de una mujer ebria

Gifs y jpgs sobre poesía

Página transversal

Pensamiento, crítica, movilización

Aprendiz de la vida

No importa si lo que escribes es bueno o malo, lo importante es que sea tuyo

Emociones encadenadas

Emociones que se encadenan, unas tras otras. Encadenadas emociones que te atrapan, que te colapsan, que te impulsan y te hacen reaccionar...

luzsobretodo

"La vida no es un tener y conseguir, sino Ser y Convertir"

lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

Comienzo de 0

Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. ---Declaración Universal de Derechos Humanos.

Facultades mentales

Crees que yo corro tras lo extraño porque no conozco lo bello, pero no, es porque tú no conoces lo bello que yo busco lo extraño. (Georg Christoph Lichtenberg) El camino verdadero pasa por una cuerda, que no está extendida en alto sino sobre el suelo. Parece preparada más para hacer tropezar que para que se siga su rumbo. (Franz Kafka) La noche y yo hemos perdido / Así hablo yo, cobardes. / La noche ha caído y ya se ha pensado en todo. (Alejandra Pizarnik) Un artista nunca trabaja bajo condiciones ideales. Si ellas existieran, su trabajo no existiría, porque el artista no vive en el vacío. Debe existir alguna clase de presión. El artista existe porque el mundo no es perfecto. El arte no sería útil si el mundo fuera perfecto, así como el hombre no buscaría la armonía si simplemente viviera en ella. El arte nació de un mundo que ha sido diseñado enfermo. (Andréi Tarkovski) ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz? (Frida Kahlo) Nadie está libre de decir estupideces. Lo grave es decirlas con énfasis (Michel de Montaigne)

escriboloquesientoypienso.wordpress.com/

Desde mi corazón... esta soy yo

textosensolfa

Textos en Solfa es el lugar de la traducción literaria, las palabras palpitantes y el prisma del lenguaje.

El trastero de mi mente

Un paseo por el pensamiento, las emociones y el arte...

Caminar por la playa

Fragmentos recogidos

Luna de papel :: Talleres Literarios en Valencia

El blog de Aurora Luna. Talleres de escritura creativa en Valencia. Club de lectura. Cursos de novela, poesía, cuento y narrativa breve. Recursos para escritores y herramientas para aprender a escribir en el taller literario. Reflexiones sobre creatividad y literatura. Master class, profesores, clases presenciales y seminarios de creación literaria adscritos a "LIBRO, VUELA LIBRE". Comunidad de escritores y lectores en Valencia. Dinámicas en curso y ejercicios de escritura creativa. Palabras, concursos, vuelos y encuentros literarios.

Vida de Peatón

Transeúnte, usuario del metro, pasajero de microbuses...

AKANTILADO. Literatura, pensamiento, crítica... Un blog de Irad Nieto

"Si tanto falta es que nada tuvimos", Gabriela Mistral.