Contorno

Ronen Goldman Almohada surrealista

 

Quiero creer que tu familiar silueta
está rellena de espirales de colores
como piruletas de ácidos sabores
que ruedan hacia un universo cósmico
de mágicas posibilidades.
De entre todas, un día elegimos
las que nos mantienen unidos
antes de haber nacido…
después de extinguirnos.
Entre todas las señales,
en los guiños del destino
cosimos tu cuerpo al mío
en el tapiz que tejíamos
aprendiendo a conjugar sueños.
Y cuando el espejo de mis ojos
refleja en tu corazón herido
cicatrices como antojos,
las caídas del niño que volaba
como pájaros franceses,
no basta con los zurcidos,
bordamos con letras livianas
palabras encadenadas para
resellar los pactos que firmamos,
indelebles, inaudibles…

A. Ferri

 

* Fotografía surrealista de Ronen Goldman.

 

Anuncios

Vahído

Ella-Pitr

 

Algunas veces, las personas que has conocido desaparecen de tu vida como aparecieron, un visto y no visto. Se suele decir que tomasteis caminos diferentes, pero no es cierto, siguen ahí en el mismo barrio, la misma ciudad o la misma provincia, pero en diferente plano; incluso puede que, en más de una ocasión, estéis casi espalda con espalda  sin llegar a veros, al tiempo que una sensación indescriptible, como una electricidad, o como un estornudo fallido te invada durante el instante en que andábais tan cerca. Debe ser cosa del destino, o alguna otra fuerza juguetona; cuando antes te cruzabas durante una temporada, cada dos por tres,  con una de ellas, un día os encontráis en un centro comercial, tu en la escalera mecánica que desciende hacia una de las plantas y ella en la escalera ascendente, os miráis y levantáis la mano, tímidamente, casi temerosamente, con una media sonrisa en señal de saludo, mientras confluís lentamente, por última vez, en un punto de intersección inalcanzable, y justo en la ranura de hormigón engomado que se traga tus conexiones con ella, tus pies toman suelo firme, aguzando todos tus sentidos motores para no perder el equilibrio, y tu corazón acompasando el movimiento, deja de latir por una milésima de segundo, produciéndose un pequeño vahído en la corteza cerebral, señal inequívoca que te envía el azar para decirte que nunca más volverás a verla.

A. Ferri

 

* Mural de los artistas Ella y Pitr, visto en http://loquierolocompro.blogspot.com.es/2013/10/otro-mundo-mas-colorido.html

 

 

Mosco vita

bailarines mosco vitas - Muhr

 

Vuelo y vuelo sin parar,
¿a dónde voy a llegar?
El mutismo siempre fue
mi condición natural,
no alcanzo a racionalizar
éste baile banal.

Por aquí, por allá…
¿sólo quiero molestar?
¡Vamos, vamos ya!.
De un manotazo me apartarás
¡zas! y regreso triunfal…
¡Qué virtuosismo el humano!
emulando al piano
al pesado moscardón.

¡Ja!, tan impertinente como yo
nunca serás.
No se trata de destreza,
tampoco de habilidad,
es un destino vital…
Errático pareceré,
descarado quizás,
pero arrepentido ¡jamás!.

Yo persigo un objetivo,
con tu paciencia acabar,
poner tus nervios a temblar
y tu boca a despotricar…
¿vislumbras tú algún camino?
¿Acaso no cambiarías
una de mis efímeras horas
por una sola respuesta
a tanta inquietud vital?

Mejor quedar como amigos,
es mi vuelo repelido
fabulosa melodía.
Mas si mi coreografía
te exaspera en demasía
supervisa tus reservas,
aplica la oreja al bote
comprobando que al matón,
no le falte munición
del verano transcurrido.

A. Ferri

 

(La pianista más rápida del mundo, interpretando El vuelo del moscardón)
http://www.youtube.com/watch?v=Kf3yAofOV54

Práctica-mente

costa-concordia

 

Prácticamente, soy un hombre afortunado,
para nada creo en la suerte,
trabajo duro y compito noblemente.
¿No es la vida una batalla?
Así es, sólo ganan los más fuertes,
dejémonos de sensiblerías, no hay ‘tu tía’.

Me despierto muy temprano,
subo en mi audi recién estrenado,
-para eso me lo he ganado-,
y me encamino a mi oficina.
Tras una dura jornada
de estafar a incautos y ancianas,
me cambio de traje y corbata,
me enfundo una nueva capa
para echarme una partida
con mis amigos al padel.
Tras soltar adrenalina
me tomo un fino La Ina
que me sirven diligentes
en aquel bar de la esquina.

Prácticamente, sorteo dificultades,
siempre pienso en positivo,
planteándome objetivos;
negocio con operadores
para que suba el euríbor;
hago tratos con los chinos,
si se tercia, filipinos,
en el mundo no hay fronteras,
quedó despejado el camino
para unos pocos elegidos:
atrás quedó el comunismo,
para los juegos de niños,
se extendió el capitalismo
doblegando democracias
podridas de bipartidismo.

Lo primero son mis niños,
después mi linda mujer,
que se pasa todo el día
velando por nuestro hogar.
Prácticamente, pienso
continuamente en
cómo ganar más dinero
por el bien de mis dos hijos.

Me va estupendamente,
soy un hombre inteligente,
visto impecablemente,
soy sagaz y consecuente,
tanto que hablan de crisis,
eso es de gente pringada,
hay que pelear duro
si no no consigues nada.

Tengo un seguro privado,
un buen plan de jubilación,
unos kilos en el banco,
varios pisos arrendados,
¿qué más quiero?
está todo controlado.

En verano haré un crucero,
unas buenas vacaciones
que tengo tan merecidas,
navegando por el Egeo
en un crucero de ensueño.
Cenaré con el capitán,
amigo de la familia,
un buen tipo, como yo,
un hombre hecho a sí mismo,
baluarte indiscutible
del flamante Costa Concordia.

A. Ferri

Dic. 2013