Test de Rorschach

pelikan

Ya no hay papeles secantes
con reversos del test de Rorschach,
hongos con techos a topos
y enanos con hebillas gigantes.
Ya no hay lápices de colores
con olor a bosque y pino.
Ya no hay pegamento entero
ni medio de conseguirlo.
Ya no hay acero en la punta
de la lengua,
ni muñecas recortables
ni sofás de poliespán
ni fragatas indomables
ni margaritas de acuarela
ni tulipanes de cartón piedra.

Ahora hay escafandras
repletas de problemas,
botas con suela de plomo,
bufandas de nudos de corbata,
broches que pellizcan las arterias,
cremas que simulan las sonrisas
y otras de colágeno que rellenan.

Y entre un tiempo y otro hubo
sueños muchos sueños,
esperanzas y anhelos,
pero que traicionera es la memoria,
de tantos buenos momentos de ahí en medio
no me acuerdo.

A. Ferri

Anuncios

Pizarra en blanco

pizarra decorativa

¿Se puede sentir nostalgia de un estado virtual? ¿Se puede sentir añoranza por una comunidad inmaterial? ¿Se puede recordar una clave pueril y ponerte a llorar? Sí, se puede. Cuando la infancia se aleja, y sabes que no volverá; cuando la juventud es un barco que nunca volverás a tomar; cuando la madurez alcanzaste y caminas cuesta abajo, procurando asirte a una rama, un arbusto o a una flor, cuando flotas en un limbo sin usar un flotador, cuando inmersa en un tsunami, los recuerdos de tu vida te quieren decir adiós, y te aferras a una tabla que contiene más ventanas de las que puedes abrir, es entonces cuando deseas… cavilar entre cuatro paredes, todas blancas impolutas, junto a una pizarra vacía y, en tus manos, sostener una caja de tizas con las que poder escribir.

A. Ferri