Humo

cortina de humo

 

Humo,

macilento

etéreo

 

Humo,

consensuado

diletante

huidizo

 

Humo,

calcinado

filisteo

 

Humo son los versos

no finalizados

que sin ser nacidos

duermen asesinados

por un sello.

 

Y los terminados,

piezas sueltas

buscando a tientas

asiento en la platea

del rompecabezas.

Cosidos con ojos

querrían ser mudos

pese a ser gritados,

de la mano van

con los inacabados.

 

Sombra lacerante

sabe camuflarse

entre conjeturas,

casi indetectable,

harto escurridizo,

siempre cavilante,

para despejarlo

basta un soplido

de tu aliento divino.

 

Humo es el pasado

como  fue el futuro,

pero no lo vemos

y ni humo tenemos.

 

A. Ferri

 

 

 

 

 

Anuncios

Pruebas irrefutables

libros volando

Cruzar océanos de tiempo…, cazar puentes como liebres…, frases inolvidables, poemas que se alojan dentro nuestro para siempre, como una imagen propia, luminosa, vívida, imborrable, los únicos momentos que no se perderán como lágrimas en la lluvia, pruebas irrefutables de que dos más dos no son cuatro, de que sustantivos, adjetivos y adverbios poseen infinitos significados, combinables e intercambiables, de que existe la magia en las palabras y obstinados hechiceros dispuestos a embelesarnos… novelistas, cineastas, guionistas y poetas, armados con ungüentos pegajosos que nos atrapan desde la primera frase o la primera escena, siendo imposible zafarse de los pequeños papelitos que van recubriendo, poco a poco, ese algo invisible que contenemos o nos sostiene, o el cerebro, el corazón, o aquella parte que prefiramos designar para alojar nuestra esencia, como un globo desnudo al que, leyendo, aplicamos engrudo y finalmente obtenemos una capa voladora de papel maché con la que protegernos del mundo.

A. Ferri

* Mural y libros volando en San Francisco. http://anazanza.blogspot.com.es/2013/02/me-paso-el-dia-andando.html